DEVOCIONAL DIARIO

Ezequiel 21.5-7.
Ahora el profeta debe representar teatralmente como será el momento de dolor, cuando venga el momento. Si la pregunta, sabrán y Dios advierte que la gente desfallecerá. El resto del capítulo 21 nos advierte que “El Cetro de mi hijo es despreciado, como si fuera un palo cualquiera”. En el Salmo 45.6 nos dice: “Oh Dios, tu trono es eterno y permanente; tu cetro real es un cetro de justicia.” Las palabras de profetas están hablando del cetro de Dios, es decir su reinado es una reinado de justicia, pero es despreciado hasta por su pueblo. Este pasaje de Salmos, y el de Ezequiel, se repiten en Hebreos 1.8, pero en Hebreos se refiere a Jesús: “Pero del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; el cetro de tu reino es un cetro de justicia.” Y en Apocalipsis 19.11, se refiere al jinete vencedor, “El nombre del que lo montaba es Fiel y Verdadero, el que juzga y pelea con justicia que de su boca sale una espada afilada y en su mano lleva un cetro de hierro.” Y más adelante dice: “su nombre es: «El verbo de Dios.»” O Palabra de Dios. No se necesita explicar, el profeta dice con claridad, lloren, aflijanse, porque han despreciado la justicia de Dios, despreciaron su reinado, prefieren reyes humanos llenos de maldad, que el reinado de Justicia que nos ofrece Dios. No nos engañemos, esto no cambia hoy, cuando despreciamos el gobierno de Dios sobre nuestras vidas, e insistimos en gobernarnos a nosotros mismos,  buscamos “cetros humanas”, estamos despreciando su justicia.

#SBP #ComparteEsperanza #Jesus #Biblia #LeeViveComparte
Este post fue publicado el martes 12 octubre 2021
Sociedad Bíblica Peruana

v.3.70.0
Av. Petit Thouars 991 Santa Beatriz, Lima
Perú
e-mail: redaccion@sbp.org.pe
La hierba se seca y la flor se cae,
pero la palabra del Señor permanece para siempre.


1 Pedro 1.24b-25a DHH

FacebookInstagramYoutube