DEVOCIONAL DIARIO

Salmo 51. 6-9

La expresión ¡Mírame!, dice cómo nos sentimos cuando actuamos en contra de los mandatos de Dios. Sentimos que su mirada, que era constante sobre nosotros y nos protegía ya no está, de ahí la importancia de esa expresión, es una súplica a Dios, ¡por favor que tus ojos no dejen de mirarme!, porque quedaríamos en completo abandono.

La expresión, «Tú amas la verdad en lo íntimo», es relevante para nuestra reflexión, nada sirve que tengamos una apariencia de muy espirituales ante la gente, cuando en lo íntimo, en lo privado de nuestros recintos actuamos desagradando a Dios. Dios ama la verdad en lo íntimo, no respalda la hipocresía.

Este pasaje nos trae a la ética en la Biblia, la transparencia es un valor de la Biblia. David reconoce que después de la purificación que es posible solo con Dios, el corazón volverá a tener alegría. Lejos de Dios tenemos la sensación de que sus ojos se concentran en nuestro pecado, hay una sensación de indignidad, sólo su amor perdonador nos vuelve a la vida.

Repasemos hasta aquí, las acciones de David que lo llevan a activar la misericordia perdonadora de Dios:

1. Pide perdón (vrs 1)

2. Pide ser limpiado (vrs 2)

3. Reconoce su rebeldía (vers 3)

4. Confiesa su pecado (vrs 4)

5. Acepta el castigo que Dios le da (vrs 4)

6. Reconoce su naturaleza humana con tendencias a actuar en forma pecaminosa (vrs 5)

Esos pasos los ocupamos todos, no los olvidemos.

Este post fue publicado el sábado 1 mayo 2021
Sociedad Bíblica Peruana

v.3.67.0
Av. Petit Thouars 991 Santa Beatriz, Lima
Perú
e-mail: redaccion@sbp.org.pe
La hierba se seca y la flor se cae,
pero la palabra del Señor permanece para siempre.


1 Pedro 1.24b-25a DHH

FacebookInstagramYoutube