DEVOCIONAL DIARIO

Salmo 51. 10-15

Empieza la súplica por la restauración total de la vida, el pecado nos destruye, por eso empieza por el corazón, ruega a Dios que sea limpio de nuevo, que sus intenciones sean sanas, que su espíritu sea recto, que el Santo Espíritu de Dios vuelva a morar en su corazón.

David entendió la seriedad de su pecado, no solo le había robado la vida a la esposa de Urías, sino que le robo la vida Urías mismo y mató la confianza que sus hombres más cercanos tenían en él, aquellos que tuvieron que cumplir la orden de traer a una mujer casada a sus recintos, aquellos que tuvieron que exponer a Urías en la guerra, esos servidores perdieron el respeto por su rey, su pecado fue una inmensa bola de pecado que afectó a toda su familia.

En estos textos le pide a Dios que le devuelva el gozo de ser salvo y un espíritu dispuesto a obedecer a Dios en todo, solo eso le dará la capacidad para ayudar a los pecadores a volverse a Dios. Cómo vamos a testificar cuando llevamos en nuestra conciencia la carga de saber que hemos pecado.

Este post fue publicado el lunes 3 mayo 2021
Sociedad Bíblica Peruana

v.3.67.0
Av. Petit Thouars 991 Santa Beatriz, Lima
Perú
e-mail: redaccion@sbp.org.pe
La hierba se seca y la flor se cae,
pero la palabra del Señor permanece para siempre.


1 Pedro 1.24b-25a DHH

FacebookInstagramYoutube