Sociedad Bíblica Peruana
25/12/2021

DEVOCIONAL DIARIO

Salmo 18. 30-34.

La séptima estrofa, continúa presentando quién es Dios y sus actos de amor hacia nosotros, nos aconseja: “El camino de Dios es perfecto”, aquí tenemos un rey que fue exitoso, enseñándonos que seguir el camino de Dios es lo mejor que le puede pasar a un ser humano; no es una carrera profesional, ese es un bien que Dios nos da, tampoco es el renombre, ni el mucho dinero, es seguir el camino de Dios.

El segundo consejo de David al finalizar su vida es “la promesa de Dios es digna de confianza”, cuando Dios te da una promesa aférrate a ella, aun cuando pasen los años, Dios siempre cumple; David recibió la promesa de que sería rey cuando era un jovencito y no tuvo más que persecuciones por más de 12 años, pero la promesa se cumplió. José, tuvo sus sueños cuando era un adolescente, posiblemente cuando tenía una edad parecida a la de David, sufrió persecución, esclavitud, cárcel, injurias, casi 20 años después, se cumplió la promesa y llegó a ser el segundo después del Faraón.

Dios es el Dios que cumple sus promesas; la más sublime de sus promesas, la salvación, se ve a través de todo el Antiguo Testamento, solo en Jesús, el hijo de Dios se cumplió y hoy tenemos acceso a Dios por esa promesa que se cumplió.

Cierra la estrofa con una consigna que aparece en el libro de Habacuc, lo que deja ver que el Salmo 18 fue ampliamente usado en la historia de Israel: “Dios es quien me da fuerzas, quien hace intachable mi conducta, quien me da pies ligeros como de ciervo, quien me hace estar firme en las alturas, quien me entrena para la batalla, y me da fuerzas para tensar arcos de bronce”. Cuando se llega a la conciencia de que no estamos luchando solos en este mundo, entendemos quién es Dios.


#SBP #ComparteEsperanza #Jesus #Biblia #LeeViveComparte
Sociedad Bíblica Peruanav.4.18.8
SIGUENOS